Traductor

viernes, 26 de junio de 2009

Características comunes en los hombres agresores

Es evidente que no todos los hombres son iguales, pero sí tienden a compartir, en distintos grados, muchos elementos en torno a aspectos como la sexualidad, el uso del alcohol o el manejo de sentimientos.

El espacio emocional es menos desarrollado en el hombre, no por razones biológicas, sino porque la sociedad así lo permite. Lo ve con recelo porque las emociones le hacen sentir que va a perder el control de sí mismo y se siente vulnerable. Por tanto, las evita y reprime lo más posible.

Todo este esfuerzo es realizado con el fin de ser un "súper" hombre y demostrar que es superior. Esta idea es una construcción externa, social, impuesta.

La sociedad dice que sentir es sinónimo de debilidad y sólo interesa a las mujeres: "no chille, usted es hombre" o "aguántese como los machos". Cuando el hombre intenta llenar este molde de macho, enfoca toda su atención a las expectativas externas de ser superior a su mujer, hijos e hijas y a todas las demás personas.

Esto no quiere decir que no sienta o no tenga emociones, es sólo que prefiere no hacerles caso. La consecuencia es que la mayor parte del tiempo tiene conflictos en esta área. Pero como es de débiles sentir, entonces prefiere tratar de demostrar constantemente que no tiene miedo ni dolor, que le importa poco lo que suceda porque considera heroico y masculino sufrir sin quejarse.

Sin embargo, las emociones están presentes, y el hecho de contenerlas y no poder expresarlas como las siente es un proceso doloroso y confuso. ¿Qué hace con el amor que siente y no puede expresar porque sería mostrar su lado débil? ¿Qué hace con sus afectos si no puede mostrarlos a quienes ama o cuando un ser querido muere y él no debe llorar porque es hombre? Se siente frustrado, impotente, inquieto, se aísla de un contacto real, desarrollando una coraza que lo muestra como alguien que no siente, indiferente, que no ama.

En situaciones en las que el hombre se siente sin poder e inseguro, no expresa su ira y frustración o las enfrenta de formas convenientes a la circunstancia; sin embargo, donde sabe que no habrá dificultades o consecuencias de lo que hace (con su esposa, en el ámbito familiar, con su pareja) puede llegar a mostrarse violento y prepotente. Es así como suple una carencia personal con abuso de poder sobre otra persona. En general hay muy pocas consecuencias sociales negativas para esta conducta, por lo que se siente seguro repitiéndola una y otra vez. Es importante ver que éste es un conflicto interno y por tanto la pareja no tiene como influir en el cambio de esa actitud.

Los hombres no están locos ni fuera de sí cuando llevan a cabo un acto violento. Si realmente se lo proponen, los agresores pueden cambiar, pueden aprender a contactar sus emociones y necesidades, a relajarse, manejar y controlar su cólera, cuestionar sus afirmaciones, a aceptar sus fallos y no culpar a otras personas. Pero todo esto requiere un esfuerzo por lo que muchos hombres deciden no cambiar y seguir negando la agresión, la cual, dicho sea de paso, está bien apoyada por muchos sectores sociales.

Se puede establecer una combinación de características comunes que están asociadas de forma más o menos constante con el maltratador doméstico. Se podría afirmar que los hombres que en su infancia hayan sido testigos de experiencias de maltrato, que no están trabajando, que tengan rasgos de personalidad antisocial y depresiva, que abusen del alcohol y/o de las drogas tienen una probabilidad mayor de ejercer maltrato contra su pareja.

La combinación de un estatus ocupacional bajo y el abuso del alcohol aumenta en ocho veces la probabilidad de aparición de conductas violentas. Sin embargo, éstos sólo son indicadores, variables que en ocasiones están presentes, no son la causa de la violencia ni es necesario que forzosamente estén para que se dé el acto violento.
Dentro de la población de maltratadores se han podido identificar dos tipos principales de agresores, los dominantes y los dependientes. Los maltratadores dominantes muestran, con mayor frecuencia, rasgos de personalidad antisocial, y son los que ejercen las conductas más violentas tanto dentro como fuera del hogar. Por otra parte, los maltratadores dependientes tienden a ser depresivos y celosos y ejercen la violencia únicamente en el ámbito doméstico.

Los datos escogidos de entrevistas clínicas ponen de manifiesto que en la mayoría de los casos de maltrato doméstico las primeras agresiones físicas empiezan durante el período de noviazgo o al principio del matrimonio. Una vez que ha surgido el primer episodio de maltrato, y a pesar de las muestras de arrepentimiento, la probabilidad de nuevos episodios (y por motivos cada vez más insignificantes) es mucho mayor. Muchos maltratadores pueden permanecer por tiempo indefinido agrediendo psicológicamente a sus víctimas, en otros casos el maltrato psicológico va en aumento, sumándose a estos actos la violencia física.

9 comentarios :

Loly dijo...

La violencia es, en muchos casos, un intento desesperado por recuperar la supremacía perdida en el único ambito donde puede ser ejercida con impunidad. El maltratador tratará de "educarte" y "Corregirte", para que cumplas el papel que él te asigna dentro del hogar. Tiene una concepción rígida, estereotipada y sexista de la masculinidad y la feminidad,tiene fuertemente interiorizados los valores tradicionales de la superioridad masculina y una deficiente educación emocional.

Anónimo dijo...

Hasta cuando analizan tanto a los hombres y no se dedican a hacer un diagnóstico del deterioro social que vivimos y en la cual la mujer es tan igual ó mas responsable que el hombre. Son superficiales y con valores poco menos que distorsionados, generalmente se valen del sexo para proyectarse en cualquier área, sino vean como están inundados los medios de comunicación televisivos por una especie de raza de siliconadas descerebradas que sólo piensan en como las ven antes que como están sus hijos (generalmente criados por terceras). No avalo la violencia doméstica, pero la mujer debe asumir su posición y dejar ella misma de comportarse como un objeto sexual, que cambia privilegios por favores de alcoba, eso es prostitución. Después que se posicionan simplemente abandonan al benefactor quedándose con años de trabajo y sacrificio de éste a cuenta de que son madres, cuando en realidad el nombre les queda grande, cuantos casos vemos a diario, déjenese de pendejadas. Ojo no hablo de la mujer que se parte el lomo por sus hijos , sino de esa que a través de los medios y en las empresas y entes del estado, mantiene esa conducta.

Anónimo dijo...

La violecia es de nunca acabar, tanto psicológica como física... Hay hombres que lastiman, que hieren que tratan de "prostituta" a su mujer y no porque lo sea sino porque eso les hace sentir poder y dominio... hay hombres que no saben lo que tiene y cuando lo pierden son tan orgullosos y desgraciados que jamás van a reconocer que le hace falta su mujer porque se limitan a "sentir"... tan sólo cuando hacía el amor con la mujer y se sentía bien se le escapaba un "te amo" y no nacía del corazón sino que despues de que ella en varias ocasiones le pregunta emocionada: ¿amor, me amas? .... hay hombre que serán unos imbéciles siempre y que son tan ignorantes que jamás van a reconocer que se equivocan... No importa, la vida nos enseña y después de la tormenta viene la calma....

Anónimo dijo...

Al último que ha publicado. Nadie está hablando del hombre en el sentido genérico. Se analiza al maltratador, porqué te das por aludido? En cuanto a tu exposición. En esta vida hay de todo. pero las muertas por violencia de género son mujeres. Te hablo como ser humano, indiferentemente de mi género. Tu no hablas de las mujeres que se parten el lomo, y la publicación tampoco lo hace del hombre respetuoso con la mujer. En cuanto a depurar responsabilidades, cada uno es dueño de sus actos, no por ello tienes que poner la mano encima a nadie. Un poco de cordura por favor.

Anónimo dijo...

la violencia no solo se lastima con golpes sino q con humillaciones rechasos jaloneos son muchas cosas

Anónimo dijo...

quiero decirle a toda persona que lea esto que yo tengo una oareja que cada vez que me habla lo hace para tratarme mal , me dice que soy una rata de caño ,prostituta ,parasito vulgar loca que busque ayuda porque soy loca y se burla de mi fisico de mi profesion dice que es una cochinada de trabajo que yo tengo,,
Estimadas personas que estan leyendo ,me pega cada vez que puedegustaria que me ayuden poder salir de esta situacion ayudenme por favor , les digo que yo trabajo y tengo toda la obligacion de la casa y los gastos mi pareja trabaja y se gasta el salario en licor y mujeres porque el es muy mujeriego me ha dado vuelta con un monton de mujeres y no se preocupa por esconderse no la importa que yo me entere,, yo le digo que nos separemos y no lo hace porque el dice que tiene que ir a pagar donde se vaya a vivir porque la familia no lo quiere por como es ,esto es una pincelada de mi vida si alguna persona quiere ayudarne y decirme que debo hacer hagalo,

Blanch dijo...

En respuesta al último comentario:

Dejar a un hombre violento

Anónimo dijo...

Amiga anónimo, debes dejarlo para que quieres vivir con él, ni siquiera eres dependiente de él económicamente, eres una mujer autosuficiente y con ingresos propios. Pregúntate a ti misma que aportes positivos trae esta persona a tu vida y comparalos con los aportes negativos, estoy segura de que los segundos serán muchos más. Luego de esto realiza una denuncia por agresión y solicita que lo saquen de tu casa y le pongan medidas cautelares. No es tu problema que no tenga donde ir! Ni su propia sangre lo soporta porque tu lo haces? Que vaya a vivir con las amantes que tiene y con las que sí invierte y gasta su dinero... Pídele a Dios mucha paz y fuerza para dejarlo, te deseo lo mejor.

Anónimo dijo...

Debes pensar que aporta el positivo a tu vida y compararlo con lo que aporta negativo, de seguro será mas lo negativo. Eres autosuficiente, tienes tus propios ingresos, no lo necesitas! Que el no tenga donde vivir no es asunto tuyo, su propia sangre no lo soporta! por que tu si? Busca medios legales para echarlo de tu casa, denuncialo, no necesitas de un abogado para denunciarlo por agresión,pide que le pongan una orden para que no se acerque a ti ni a tu casa! Y por último pídele paz y fuerza a Dios para alejarte de él. Te deseo lo mejor.

Publicar un comentario