Traductor

viernes, 21 de septiembre de 2012

CAUSAS DEL FEMINICIDIO


CAUSAS DE FEMINICIDIO



Las causas del feminicidio pueden PARECER variadas y diversas. Tenemos esa impresión al ver todos los días noticias con encabezados como "la mató por celos" "le disparó porque lo engañó" "el hombre era golpeador y la mató"; muchos titulares con diversos motivos para matar a una mujer.




En realidad, las causas del feminicidio sólo se reducen a una: machismo.

El creer que las mujeres son inferiores a los hombres es lo que causa el feminicidio.

Ya lo hemos explicado aquí muchas veces, el feminicidio no ocurre de la noche a la mañana. Cuando una mujer es asesinada es porque ya antes ha sufrido agresiones de todo tipo generalmente perpetradas por un hombre que la considera de su propiedad: padre, novio o esposo.

Incluso en los casos de feminicidios perpetrados por desconocidos, como en el caso de Ciudad Juárez, la violencia hacia las mujeres denota que es el machismo imperante lo que permite que, un hombre o grupo de ellos, sienta que tiene el derecho de violar, torturar y descuartizar a una joven mujer sin que haya ninguna consecuencia.

Y efectivamente no las hay, no sólo no se persigue a los criminales sino que incluso las propias autoridades culpan a las víctimas diciendo que la brutal violencia fue debido a su ropa, a que andaban solas de noche, a que trabajaban en lugares de dudosa reputación. Como si llevar minifalda le diera derecho a otro a torturarte, matarte y tirarte en un lote baldío. Y encima de todo se atreven a decir esas cosas de niñas de once años que portaban ropa deportiva, o de jóvenes madres que regresaban a su hogar después de una larga jornada en una maquiladora.

Definitivamente las causas del feminicidio nada tienen que ver con la ropa que usan las mujeres, ni porque caminen solas en callejones oscuros, mucho menos por trabajar en bares o table dance.

Tampoco las agresiones brutales realizadas por conocidos y que terminan en asesinato, surgen de la nada, empiezan por detalles en apariencia superfluos y sin importancia, muchas veces comenzando por las palabras: que si le dijo tonta, que si le prohibió opinar, que si no le gusta la forma en la que se viste o habla.

Así empieza en realidad el feminicidio, por la creencia de que la mujer y todo lo que haga debe estar supeditada al permiso del hombre; y que si actúa sin ese consentimiento entonces merece de alguna manera ser castigada. Y ese comportamiento se aprende desde la infancia.

En muchas familias por ejemplo, se repiten escenas como la siguiente: La esposa da su opinión a la hora de la familia cuando todos están reunidos, y el marido sutilmente la calla con comentarios como "ay ya vas empezar" "mejor no opines, tú no sabes" "¿y si vas a la cocina a ver si ya está listo el guisado?". Una falta total de respeto que se inculca a los hijos que ven todos los días esta forma de tratar a las mujeres pensando que es normal, una conducta que repiten en su vida adulta tratando así no sólo a su propia madre sino a todas las demás féminas.

Así es como realmente inicia el feminicidio, con hombres que esperan de sus mujeres (o de las mujeres en general) un respeto servil y sumiso que raya en la esclavitud. Como aquel caso en donde el marido mató a su esposa porque no sabía hacer tortillas a mano; y no es que tuviera la intención de matarla, sencillamente esperaba que su esposa -al ser mujer- tuviera desarrolladas todas las habilidades para satisfacer los gustos de un hombre, y al descubrir que no era así enfureció, la golpeó y murió.

Y es que también una gran parte de la población (hombres y mujeres) tenemos inculcada la idea de que si alguien "no sabe" hay que corregirlo. Y si alguien actúa de manera diferente a como pensamos (o nos enseñaron) debería ser, entonces es porque "no sabe" y entonces hay que arreglarlo.

Y así vemos a muchas mujeres criticando a otras porque "no saben" como lavar, planchar, cocinar, cuando se supone deberían saber y hacerlo. Las mujeres usan la crítica y el chisme, porque en general se les enseña a tener una participación no activa; pero a lo hombres se les enseña a resolver los problemas con violencia, con golpes y agresiones.

Ahí, en esas conductas y aprendizajes, es donde comienza el feminicidio. Desafortunadamente se piensa que los feminicidios de Ciudad Juárez son cometidos por "monstruos" o enfermos mentales, y de plano hay quien realmente cree que es culpa de las jóvenes mujeres; pero no es así, quienes asesinan de esa manera son hombres normales producto de toda esta educación machista.

Y de los feminicidios del Estado de México, de esos ni se habla, es como si no existieran también cientos de mujeres que son golpeadas hasta la muerte por el machismo que abunda. Y se disfrazan todas esas muertes con títulos como "muerte pasional" (como si tener celos te diera derecho a matar) o peor todavía, se falsea la información, como el triste caso de aquella mujer en donde sus propios hijos tuvieron que presenciar su asesinato y las autoridades aseguraron que se trataba de un suicidio, y que la sangre encontrada en el lavabo del baño era sangre menstrual.

La única causa real del feminicidio es el machismo, los demás son pretextos para justificar el asesinato de mujeres.

1 comentarios :

Abudabi Cahgjarres dijo...

cierto que el machismo es causa, pero el feminismo es otro causal detonante, esto no es un asunto de quien prevalence sobre el otro, sino de complementariedad y de que cada uno asuma su rol, sin superponerse, respetandose y considerandose.

Publicar un comentario